Pastoral Juvenil

Es la acción organizada de la Iglesia que acompaña a los jóvenes a descubrir, seguir y comprometerse con Jesucristo y su mensaje para trasformado en hombres nuevos, e integrando su  fe y su vida, se convierta en protagonista de la construcción de la civilización del amor.

Es una propuesta a favor de los jóvenes para propiciar asuman los valores del Evangelio como fruto del encuentro con Jesucristo e insertado en el dinamismo de la misión permanente, que vivan un proceso de toda la vida, en continua conversión y maduración personal y comunitaria, que los lleve a la comunión y solidaridad, para trasformar su propia historia y de la humanidad, difundir el evangelio, trasformar las estructuras sociales, construir la civilización del amor y alcanzar la santidad.

Destinatarios

La pastoral juvenil no es sólo el conjunto de acciones a favor de los grupos  presentes en la parroquia, comprende los planes y las acciones a favor de los adolescentes y jóvenes que viven en el territorio parroquial y que quizá están alejados de la Iglesia. Tienen actitudes contrarias a ella o la rechazan o viven en situaciones críticas.

Misión

Que el joven tenga su encuentro personal con Cristo, contribuyendo al compromiso personal y comunitario, que fomente un espíritu de amor a María Santísima, y a Nuestro Señor Jesucristo, a la construcción e integridad de una iglesia de paz

Identificar todas y aquellas amenazas a la vida de los/as jóvenes para que la Buena Nueva del Resucitado sea conocida y vivenciada y sus vidas transformada.

Visión

Formar nuevos líderes y siendo jóvenes evangelizados, abriendo y dirigiendo nuestros horizontes, pensando siempre en la formación espiritual, personal y social.

 

Objetivos

  • Atraer a los jóvenes al encuentro del Señor.
  • Conocer e integrarnos a nuestra Iglesia.
  • Promover un Cambio espiritual en el joven.
  • Fomentar la oración y la unidad.
  • Formar y fomentar hombres y mujeres con una identidad clara que les haga buenos ciudadanos y buenos cristianos.

 Desafíos

Ante la pérdida de identidad juvenil, influenciada por las tendencias ajenas a los valores del Evangelio y diferentes formas culturales que deterioran el ser del joven, nos vemos desafiados a reconocer y promover nuestra identidad y capacidades para vincularnos con los demás, sin perder nuestra autenticidad.

Ante el limitado acompañamiento de la Pastoral Juvenil en los actuales escenarios culturales, nos vemos desafiados a impulsar un proceso de encarnación de los agentes de Pastoral Juvenil en la realidad del joven de hoy para saber acompañarles e inculturizar el Evangelio en los nuevos escenarios juveniles, animándoles en su desarrollo personal y social.

Agentes

La pastoral, antes y al tiempo que es tarea eclesial, es obra del Dios Trino y, especialmente del Espíritu Santo “agente principal de la evangelización” sin el cual no podremos nunca avanzar en los propósitos de nuestro trabajo pastoral juvenil. Es imprescindible tener una conciencia clara de ello e invocarlo para que dé respuesta de fe a todas nuestras actividades. Este equipo está formado por jóvenes, el encargado de la pastoral el Párroco, además es agente, el coordinador de la Pastoral Juvenil y todo su Equipo.